Beneficios viajes solos

¿Por qué deberías viajar en solitario al menos una vez en tu vida?

Una de las frases que más me gustan y que representa lo que siento al viajar en solitario es esta:

Personalmente me gusta ir a lugares cuya lengua no hablo, donde no conozco a nadie, no sé cómo moverme y no tengo la ilusión de tener nada bajo control. Desorientado, incluso asustado, me siento vivo, despierto como nunca lo estoy cuando estoy en casa».― Michael Mewshaw.

Todos sabemos que el hecho de viajar engrandece el alma y la mente, es como un alimento que nuestro ser más interno necesita para crecer con unas bases de tolerancia, de humildad, y de conocimientos que no se adquieren en nuestras vidas cotidianas.

Pero, si al hecho de viajar, le sumamos que lo hacemos de forma solitaria es como un gran mundo que se abre dentro de nosotros, nuestra mente se expande, y nuestros sentidos se vuelven más alerta.

Sin duda una de mis mayores aventuras ha sido el hacer la mochila y salir a recorrer calles desconocidas por mi propia cuenta.

En esos momentos de máxima aventura se ponen a prueba muchos factores internos: el miedo y la valentía, la decisión o la indecisión, la paciencia o el estrés, la tolerancia y los prejuicios. En muchas (muchísimas) ocasiones se llegan a tener tales subidones de adrenalina que equivalen a tirarse en tirolina. Altas dosis de la llamada hormona de la acción segregan dopamina, o conocida como la hormona de la felicidad, aportando sensación de bienestar y energía, por lo cual el hecho de liberar adrenalina se vuelve adictivo, necesitando así ese vicio que es el viajar en solitario. ¿Veis cómo ahora tiene sentido? 🙂

Os quiero compartir 7 razones por las cuales deberíais viajar solos o solas al menos una vez en vuestras vidas.

  1. Crece tu poder de decisión:  es decir, eres tú quien tiene que tomar decisiones en todo momento. ¿Qué o dónde quieres comer hoy? ¿Debería tomar este camino o seguir con esta ruta? Incluso tomar decisiones B, C, D… cuando la A ha salido mal. Y esto es súper beneficioso para forjar tu carácter y personalidad. A parte de la sensación de libertad que sientes de no tener que depender de las decisiones de alguien más o que alguien más dependa de las tuyas.
  2. Crece tu tolerancia ante el mundo: está claro que siempre habrán cosas o situaciones con las que no podremos ser tolerantes del todo, pero en términos generales, viajando sólo percibes el mundo exterior de forma totalmente diferente a que si lo hicieras acompañado/a, porque percibes con los 5 sentidos. Te vuelves tolerante frente a la forma de actuar de otras personas diferentes a ti, toleras otro tipo de comidas, toleras otras formas de vivir, toleras la forma diferente que otras personas ven el mundo comparado a cómo lo ves tu.
  3. Te descubres a ti mismo/a: y créeme, no hay nada mejor en el mundo que esa sensación de saber con qué persona convives las 24h del día. El viajar en solitario te pondrá a prueba en muchos momentos y es ahí cuando te darás cuenta de cómo reaccionas ante ciertas circunstancias, hasta qué punto eres capaz de llegar, y empiezas a darte cuenta de la fuerza y la valentía que llevas dentro. Dejas de sentir miedo porque te vuelves fuerte. Viajando solo/a también te hace ser una persona más reflexiva y eso es algo muy enriquecedor para el alma.
  4. Descubres que todos somos iguales: que pese a nuestras diferencias culturales hay algo más allá que nos une y nos hace ser a todos seres humanos. Da igual la ideología, da igual el color de piel, da igual las diferentes costumbres, todos pensamos y sentimos siguiendo unos mismos patrones, todos razonamos, todos queremos, todos abrazamos y reímos.
  5. Te vuelves una persona más positiva: con el simple hecho de tomar la decisión de salir al mundo tú solo/a ya estás siendo una persona positiva y valiente, aunque tengas algo de miedo, en el fondo crees que todo saldrá bien, que nada malo te puede llegar a pasar, y sabes qué? Ese es el pensamiento correcto para que nada malo te pase, para que tengas un viaje feliz lleno de las mejores aventuras. Mientras más van pasando los días, entre más soledad vayas sintiendo, y si encima algunos momentos del viaje se pueden llegar a tornar un poco duros, más pensamientos positivos vendrán a tu cabeza, porque nosotros en nuestra soledad, tenemos el poder de empujarnos hacia adelante y avanzar, siempre con actitud positiva.
  6. Te sientes más vivo/a que nunca: sientes que tienes los motivos necesarios para salir cada día de la cama, para madrugar a las 5 de la mañana sin que te cueste tanto, te predispones a ser una persona más abierta y simpática con ganas de conocer gente, tu nivel de conocimiento intelectual se desarrolla. y puedes llegar a descubrir ciertas sensaciones dentro de ti que antes desconocías. Tu mundo interior se magnifica.
  7. Algo cambia en ti: esto es lo mejor de viajar en solitario. La mezcla de todos esos descubrimientos y crecimientos interiores hacen que algo cambie dentro de ti, te vuelves una persona diferente, piensas de forma diferente, actúas de forma diferente. La persona que salió de casa por primera vez vuelve transformada y ya nunca volverá a ser igual ni verá las cosas como las veía antes. Te vuelves una persona con poder sobre sí misma.

Amar la vida es fácil cuando estás en el extranjero. Donde nadie te conoce y tu vida está solo en tus manos, eres más dueña de ti misma que en ningún otro momento.- Hannah Arendt


¿Te atreves a descubrirte y transformarte recorriendo el mundo a solas?

Si alguna de estas razones te ha gustado y motivado para empezar a viajar en solitario, o si crees que podría añadir algún motivo más me gustaría que me lo hagas saber con un comentario 🙂

 

Artículo recomendado: Algunos libros que os pueden inspirar a viajar en solitario.