Budapest: La Perla del Danubio.

Escribir sobre un destino que se ha convertido en mi favorito y en el más especial para mi no es nada fácil, ¿Por qué? Porque cada sitio, rincón, monumentos, parques, todo lo de esa ciudad lo considero un MUST.

Por eso espero que, después de que terminéis de leer este artículo, os den muchísimas más ganas de visitar esta preciosa ciudad.

Hablar de Budapest para mi es como hablar de una de esas ciudades a las que les tienes cierta admiración. En mi caso, es una ciudad a la que admiro muchísimo por haber resistido a los momentos de guerra como ninguna otra, por haber aguantado destrucciones, bombardeos y cierta discriminación por parte de los países vecinos que se han hecho con todo el protagonismo del sufrimiento, mientras que ella ha permanecido callada y sin apenas recibir palabras de condolencia.

Pero a pesar de los años y de los daños sigue en pie, demostrando lo mejor de ella y, poco a poco, a paso lento, reconvirtiéndose en lo que fue en su día: La Perla del Danubio

 

Esta ciudad tiene un pasado muy brillante, lo que quizás muchos no sepáis es que fue la primera ciudad en tener un metro en el año 1896, cosa que era impensable en esa época en grandes ciudades de otros países europeos como Berlín o Londres.

Hungría hace frontera con 7 países, por lo que su riqueza cultural es muy grande.

Este país fue formado por tribus provenientes de Asia, Euro-Asia y Europa, por ello que su idioma tenga mucha influencia asiática y sea uno de los más difíciles de aprender.

La actual Budapest está formada por las que antiguamente eran 2 ciudades independientes: Buda y Pest, divididas por el río Danubio.

Budapest, Hungría
Budapest, Hungría

La primera vez que pisé esta ciudad venía de hacer un viaje por Viena y Bratislava, que desde mi punto de vista, no tienen absolutamente nada que ver con esta ciudad.

Al salir de la estación de trenes me encontré con una avenida muy muy grande e inmensos edificios del siglo pasado que me impactó tanta monstruosidad. Pero lo que más me sorprendió fue ver muchos vagabundos en sus calles y el agobio que sentí por la cantidad de turistas que había en la ciudad. Sentí miedo, de verme caminando sola entre mucha gente, en una ciudad a la que no le veía el horizonte de lo grande que era, con un idioma muy extraño y sin saber ciertamente como era la gente húngara.

Pero esa fue mi primera impresión, me impactó, sí, y me volví a casa con un sabor agridulce, pero sabiendo que tenía que darle una segunda oportunidad. Porque a pesar de haber sentido miedo vi cosas tan bonitas que no había visto hasta ese momento en los otros países visitados, y porque creo que detrás del miedo se esconde algo más…

No creí que iba a volver tan pronto y a los 3 meses ya estaba allí de vuelta, con todas las ganas de conocerla a fondo, de dejarme llevar por su flujo de gente, por su encanto decadente y por su historia.

Mi segunda vez en la ciudad ya iba muchísimo más suelta, sin miedo, ya sabía lo que había, ya me había estudiado la ciudad desde casa, y sabía todo lo que tenía que hacer para que el viaje fuera perfecto. Y lo fue! Decidí estar 5 días en la ciudad, disfrutándola con calma, aunque uno de esos días lo pasé en una ciudad cercana a Budapest, Székésfehervar.

(Fueron 4 días en la ciudad, y aún así siento que nunca es tiempo suficiente para dedicarle, y volvería una y otra vez a disfrutar de ella.)

No me enrollo más y empezamos…

 

¿Dónde cambiar dinero en Budapest?

Lo primero que hago al llegar a cualquier ciudad que no tenga el Euro como moneda vigente es cambiar dinero, e intento buscar siempre las casas de cambio que estén más alejados de los sitios turísticos pero que también estén más concurridos, ya sé que desconcuerda un poco, pero si veis una casa de cambio con una larga cola de espera es una clara señal de que el cambio será bueno.

La primera vez que estuve en la ciudad no cambié dinero ya que fui sólo por 2 días y no me hizo falta, pero esta segunda vez tuve la suerte de tener una buena casa de cambio en la misma calle de mi hostel y cerca de la estación del metro dónde llegué. Así que la primera cosa que os aconsejo al llegar a la ciudad es cambiar dinero. Money Exchange es una buena casa de cambio que te da el cambio muy ajustado.

¿Dónde hospedarse en Budapest?

Las dos veces que he estado en la ciudad me he quedado en hosteles, así que sólo os puedo recomendar este tipo de alojamientos.

El primero fue: Flow Hostel, cerca del mercado central, a 10€ la noche en habitación compartida.

Y el segundo fue: Wombat’s City Hostel. Este hostel pertenece a una cadena de hosteles que ya había probado anteriormente en Viena, y me gustó tanto que quise probarlo también en Budapest. Su ubicación no pudo ser más perfecta, totalmente céntrico, en una zona con muchísima vida (bares, restaurantes, pub’s, tiendas, supermercados, etc.), y al igual que el anterior pagué 10€ la noche en habitación compartida.

¿Dónde comer en Budapest?

Para comer probé 4 tipos de establecimientos diferentes:

Comida rápida para llevar: en Budapest son muy típicos los establecimientos de comida rápida, muchos de ellos son sólo con opción Take Away, pero en muchos otros puedes comer allí.

Como ya os dije, la zona de mis hostel tenía muchísima vida y habían varios de estos establecimientos, justo en frente había uno de Langosh, una especie de pizza pero con masa frita que lleva crema, queso, bacon, cebolla. Es un plato muy típico y está tan de moda que lo vi en varias versiones, incluso con salchichas o carne estofada por encima. Tenéis que probralo!!

Restaurante MUY barato: tenéis tantos restaurantes para bolsillos de escasos recursos como restaurantes de moda. Yo me decidí a probar el Frici Papa, lo leí como recomendación de “restaurantes dónde comer barato en Budapest y ahora yo no puedo dejar de recomendarlo. Cuando yo fui no habían mesas libres, incluso se formó cola, estaba lleno de españoles y su carta tiene el español como tercer idioma principal.

Restaurante medio con buenas opciones para el bolsillo: uno de ellos es Menza, un restaurante que también se llena a pesar de ser grande y espacioso, y que al entrar crees que vas a pagar un ojo de la cara por cada plato, pero lejos de la realidad, este es uno de esos restaurantes a los que quieres ir y sentirte bien atendido pero sin pagar demás por la atención. Los camareros muy agradables y la carta con varias opciones. MUY RECOMENDABLE!

El Mercado Central: no es de las opciones más económicas para comer, pero hay muchísima variedad de comida típica húngara para escoger por 12€ el plato.

 

No os olvidéis del famoso Chimney Cake, un postre típico de forma cilíndrica, que puede ir relleno de chocolate, nata o helado.

  • Consejo: En Budapest hay infinidades de establecimientos para comer, desde la propia comida húngara hasta la española, argentina, mexicana, turca, etc… Restaurantes caros, baratos, de comida rápida, de comida para llevar. Panaderías de moda, otras de barrio. Supermercados todos los que queráis y 24h también. Mi consejo es que probéis de todo un poco, así es como sabréis cuales son las mejores opciones.

¿Qué ver y qué hacer en Budapest?

Esta gran ciudad cuenta con muchísimas actividades para hacer y muchísimos sitios para visitar. Yo os voy a hablar de los que para mí son más imprescindibles para visitar y os voy a recomendar algunas actividades para que disfrutéis y conozcáis mucho más de Budapest.

Imprescindibles:

Parlamento, Budapest

-Parlamento: el edificio más representativo y para mi el más bonito de toda la ciudad. Verlo desde fuera, desde cualquier punto de la ciudad y a cualquier hora del día es un espectáculo, pero visitar su interior es desde mi punto de vista una obligación. Para acceder podéis comprar la entrada en el mismo parlamento (hay límites de visitantes por tour guiado) o lo que yo más aconsejo es comprar con antelación la entrada en la página web del Parlamento con una valor de 17€ para residentes de la UE. La visita es guiada en vuestro idioma y dura poco más de media hora, aunque al final terminas en una sala de exposición auto guiada con vídeos explicativos para entender mejor la historia de la ciudad y la formación del Parlamento.

  • Como curiosidad: El arquitecto del Parlamento quedó ciego unos meses antes de su finalización, por lo que nunca pudo ver culminada su obra.

 

Bastió de los Pescadores, Budapest

-Bastión de los Pescadores: Siempre me pregunté: “Por qué de los pescadores?” y es que recibe ese nombre por los pescadores responsables de proteger este complejo que en su día fue una fortificación para defender la ciudad amurallada de posibles invasores. Tiene 7 torres que representan a las 7 tribus fundadoras del país. Y es uno de los mejores miradores desde dónde se puede contemplar el Parlamento y las vistas a la ciudad de Pest al estar en lo alto de la colina. El acceso es totalmente público y gratuito, y junto a él podemos encontrar el monumento a Esteban I rey de Hungría y la Iglesia de san Matías.

Iglesia San Matías, Monumento Rey Esteban I, Budapest

-Iglesia san Matías: Es una de las iglesias católicas más importantes del país, donde se han celebrado bodas y coronaciones reales. El interior de esta iglesia es totalmente diferente a cualquier otra que hayáis visto antes. Sus columnas y paredes pintadas con bonitos colores, y sus vidrieras y frescos son impresionantes obras de arte. La entrada cuesta poco más de 5€, pero vale muchísimo la pena contemplarla por dentro.

Castillo de Budapest

-Castillo de Buda: antiguamente fue la residencia de los reyes de Hungría, en la actualidad en su interior se encuentran la Galería Nacional Húngara, el Museo de Historia de Budapest y la Biblioteca Nacional. Se puede llegar hasta el castillo andando o en funicular por 4€. El acceso a los jardines del castillo es gratuito y vale la pena acercarse hasta él para contemplar las vistas desde allí.

Ciutadella: este es sin duda el mejor mirador de toda Budapest, desde donde tendremos unas vistas de 360º de toda la ciudad y a sus 8 puentes. Recomiendo muchísimo ir al atardecer y quedaros allí hasta que se haga de noche. Arriba hay puestos de comidas, bebidas, souvenirs y demás…

-Basílica San Esteban: esta basílica es la catedral de Budapest y está ubicada en el centro de la ciudad, para entrar en su interior sólo tenéis que dar un “donativo” de 200Fl o 1€ (aquí podréis ver la importancia de pagar siempre todo en la moneda local, ya que 200Fl son 80 céntimos) o si queréis subir a la torre la entrada es de 500Fl.

    Como curiosidad:

  • La cúpula de la Catedral mide lo mismo que la cúpula del parlamento, 96 metros. Y es el edificio religioso más grande de todo el país.
  • En su interior se encuentra la mano momificada del rey Esteban I, primer rey de Hungría al que declararon santo, de allí el nombre de la Catedral.
  • También en su interior está la tumba de Puskás, antiguo jugador del Real Madrid.
  • Y en esta Catedral se casó la reina del Pop, Madonna. Pero fue una boda falsa, ya que en su corta carrera como actriz hizo el papel protagónico de Evita Perón y escogieron esta iglesia para rodar la escena.
Sinagoga Budapest

-Sinagoga Judía: pese al valor de su entrada: 5000Fl (15€), para mi se ha vuelto uno de los edificios históricos que más recomiendo visitar en vuestra visita a Budapest. Entrar a esta asombrosa Sinagoga te hace volver al pasado, a veces tan olvidado, gracias a las guías gratuitas que te explican toda la historia desde sus inicios hasta la actualidad. Te desvelan ciertos secretos que guarda la sinagoga desde su construcción y te hacen un recorrido por el cementerio y los jardines traseros dónde se encuentra el árbol de la vida y el memorial a los judíos.

Cualquier sinagoga que hayas visto antes no se le parece ni por asomo a esta verdadera joya judía. No dudéis en visitarla y de subir hasta el museo judío que se encuentra a la izquierda en la planta alta.

Monumento Plaza de los Héroes. Budapest

-Plaza de los Héroes: visitar este majestuoso monumento ya sea a primera hora de la mañana o al atardecer es de las mejores cosas que se pueden ver en Budapest. Un poco alejado del centro podéis llegar hasta él andando por la gran avenida Andrássy o tomar la línea M1 del metro.

Este monumento se levantó para hacer honor a los 7 líderes de las tribus húngaras que fundaron la ciudad. En la parte de atrás podéis ver 2 altares con 7 columnas cada uno haciendo honor a antiguos reyes y personajes históricos de Hungría.

-Castillo Vajdahunyad: muy cerquita de La plaza de los Héroes encontramos el parque de la ciudad, dentro del cuál está este bonito e impresionante Castillo que dicen es una copia del Castillo Hunyad de Transilvania. En su interior alberga un Museo de Agricultura y la entrada sólo cuesta 1€.

-Szimpla Kert: o Ruin Pubs este conjunto de Pub’s se ha vuelto ya una atracción turística más de la ciudad de Budapest. Digno de una visita rápida como cualquier museo de la ciudad, y para pasar las mejores noches de fiestas. Se trata de un edificio en ruinas en el que hay varios bares con decoración underground, totalmente llamativo por sus colores, formas y objetos utilizados para ello.

El ambiente cambia mucho del día a la noche, habiendo incluso un mercadillo dentro en horas de la mañana y por la noche se forman colas para entrar (entrada gratuita eso sí) que yo os recomiendo visitarlo a ambas horas para que veáis la diferencia.

En 2013 fue considerado como el tercer mejor bar del mundo por la Lonely Planet. Así que yo creo que merece una visita obligatoria.

  • Como sitios curiosos que se pueden visitar si disponéis de tiempo y de ganas son:

           –El Museo del Selfie, aquí puedes hacerte fotos con tus amigos/as en varias habitaciones decoradas con objetos de moda como flamencos, piñas, unicornios y muchas chuches y caramelos. Entrada 20€. Me lo recomendó un gran periodista de viajes: https://www.viajavuelavive.com

           –El Miniversum, es una especie de museo donde se exponen ciudades de Hungría en miniatura, muy bien curradas y llenas de detalles. Valor de la entrada: 10€

           –New York Café: una de las cafeterías más exquisitas con aires de museo, y conciertos de música clásica en directo. Podéis acercaros aunque sólo sea para un café porque vale muchísimo la pena. Recomendación de: https://deviajeconmanu.com

 

Actividades

Free Tour por la ciudad: esta es una buenísima opción si queréis conocer la historia de la ciudad desde dentro, con guías expertos en el tema y de una forma muy amena. Hay muchos free tour por toda la ciudad que suelen tener una duración de 3 horas. Mi recomendación es que no reservéis ninguno por Internet, simplemente informaros antes de ir a qué hora puede haber uno y el sitio exacto y os juntéis allí mismo, así el “donativo” que deis va todo para el guía y no para una empresa intermediaria.

Puente de las cadenas, Budapest

Paseo en Barco por el Danubio: una verdadera experiencia si queréis ver la ciudad desde otra perspectiva con un toque romántico. Existen varias agencias de estos Boat tours a lo largo de toda la ribera del río. Mi recomendación en este caso es que sí reservéis con antelación el paseo que más os convenga porque los barcos se suelen llenar y hay varias opciones de paseo en Barco, algunas de ellas te incluyen 1 bebida gratis por menos de 10€.

Vistas nocturnas desde el Danubio

Los Baños Termales: estos los incluyo en actividades y no en imprescindibles porque desde mi punto de vista no es un sitio al que puedas ir sólo a visitar sino que tienes que pagar una entrada si o sí para disfrutar del baño, una actividad en toda regla. En este tema no soy una experta porque no soy muy fan de este tipo de sitios, y en las 2 veces que he estado en Budapest no me he acercado a ninguno. Pero tienen mucha fama entre los húngaros, tanto que se ha convertido en un estilo de vida para la sociedad húngara y un atractivo turístico más para los visitantes. Hay varios repartidos por toda la ciudad pero los más sonados son: Baños Széncheyi, Baños Rudas y Baños Gellért.

 

Recomendaciones varias

Madrugar para aprovechar de los sitios sin masificación turística.

Cambiar dinero SIEMPRE.

Llevar el pasaporte a Hungría es IMPORTANTE

Probar la comida típica Húngara siempre que os sea posible.

Utilizar el transporte público para moveros, es económico y la mejor opción en algunos casos.

Disfrutar sin prisas de la ciudad, no hay nada mejor que pasear por sus principales calles peatonales dejándoos llevar por su encanto envolvente. O perderos por sus calles menos concurridas y conocer la esencia de la ciudad tanto de día como de noche.

Salir de fiesta aunque sólo sea 1 noche en esta ciudad es casi una OBLIGACIÓN.

 

  • Budapest es la ciudad de los monumentos, hay cientos de ellos repartidos por toda la ciudad, en cada esquina, la gran mayoría representan a figuras que en su día fueron importantes en la ciudad: reyes, alcaldes, diplomáticos, artistas, músicos, escritores, etc…  Otros hacen homenaje a su pasado histórico y muchos otros son simplemente curiosos. Id en busca de ellos.

Y hasta aquí mi resumen de lo mejor de esta ciudad que llevo siempre en mis recuerdos más bonitos. Espero que os sirva y si queréis más información no dudéis en preguntarme que siempre estaré encantada de compartir con vosotros lo poco que sé.