Cuevas de Ajuy, ruta y curiosidades

Cuevas de Ajuy, el Monumento Natural de Fuerteventura.

Fuerteventura es la isla más antigua del Archipiélago Canario, y la zona de Betancuria y Ajuy es la más antigua de la isla ya que fue lo primero que surgió desde las profundidades del mar hace cientos de miles de años, es por eso que las Cuevas de Ajuy son muy apreciadas por los “majoreros”, quienes han intentado conservar esta zona lo más natural posible. A continuación os cuenta la ruta de cómo llegar hasta ellas y algunas curiosidades.

Las Cuevas de Ajuy pertenecen al Parque Rural de Betancuria, declarado en el año 1987 como Monumento Natural, y es uno de los Espacios Naturales Protegidos de Fuerteventura.

Pese a los intentos de conservar las cuevas en su estado original y no alterar el paisaje, la concurrencia de turistas que llegan hasta allí a diario ha hecho inevitable que de una forma u otra el lugar se vea afectado. Es por eso que si decidís visitar este lugar recordad el preciado valor geológico que posee e intentad cuidarlo.

Si estáis pensando en visitar la isla de Fuerteventura tenéis que incluir la ruta de las Cuevas de Ajuy en vuestra lista de imprescindibles… Y además no os perdáis las curiosidades que os contaré de este lugar.

Cómo llegar a las Cuevas de Ajuy

 

El pequeño pueblo de Ajuy se encuentra en la costa oeste de la isla, que como ya os he comentado en otros artículos sobre la isla, las playas de esta costa son conocidas como ‘La Mar del Norte’, y los majoreros le tienen mucho respeto por ser una zona con fuertes oleajes, debido a los fuertes vientos del oeste.

Para llegar hasta Ajuy tendréis que tomar la carretera FV-621, a unos 10km desde el pueblo de Pájara (en el interior de la isla). Tenéis que conducir hasta el final del pequeño pueblo pesquero, donde podréis aparcar a pie de playa, en sitios habilitados para ello.

Nada más pisar la arena de esta playa os daréis cuenta que se trata de un sitio especial, ya no sólo por el ambiente pesquero que envuelve al pueblo en sí, sino por la peculiaridad del color de su arena volcánica, siendo la playa con la arena más negra de la isla. Si decidís pasar un rato en esta playa tened mucho cuidado con la marea, ya que no cuenta con ningún tipo de vigilancia.

El pequeño pueblo de Ajuy cuenta con unas pocas casas y unos pocos restaurantes, donde podréis probar la deliciosa gastronomía majorera y una gran variedad de pescado y marisco fresco.

Para empezar el recorrido que conduce hasta las cuevas tenéis que empezar a subir por el camino habilitado que se encuentra junto a la montaña y que está señalizado con un cartel. El recorrido es de unos 1,5km que bordea la montaña sobre escarpados acantilados. Desde que empezáis a subir podéis apreciar unas preciosas vistas hacia la costa sur, así como al pueblo, y os encontraréis con una “pared petrificada” que se trata de arena fósil que ha tomado la forma de una gran ola moldeada por los fuertes vientos del oeste.

Continuando por el camino os encontraréis con 2 hornos de Cal, actualmente en desuso, pero que en su día fueron importantes para la economía de los residentes de la isla, junto con la pesca, agricultura y ganadería.

Finalmente llegaréis a unas escaleras con barandillas de madera por la que tendréis que empezar a descender para llegar hasta las cuevas. Las cuevas que se pueden visitar son 2 enormes salidas submarinas de lava formadas hace más de 100 millones de años en las profundidades del mar y con unos 40 metros de altura.

La dificultad del recorrido es fácil y apto para niños, pero no apto para personas con movilidad reducida. Se tarda uno 45 minutos en realizarlo en su totalidad y se recomienda hacerlo al atardecer para disfrutar de la hora dorada desde su mirador.

 Curiosidades

Hornos de Cal: la producción de cal tuvo una gran relevancia para la economía de la isla desde el siglo XVI. Este material era utilizado para encalar las fachadas de las casas. Si queréis descubrir más visita aquí.

Túneles de las Cuevas: se intentaron hacer túneles en el interior de las cuevas que conducirían hasta el Puerto de la Peña para facilitar el traslado de material extraído de las montañas, pero esta obra quedó inacabada. Estas excavaciones fueron usadas para pernoctar por marineros y por los antiguos trabajadores de los hornos de cal.

Puerto de la Peña: antiguo puerto que se utilizaba para la embarcación de exportación de la cal, productos agrícolas y ganado. Los fuertes vientos de la zona dificultaban un poco las embarcaciones, por lo que se dejó de usar este puerto pasando a tener más relevancia el Puerto de Cabras (actualmente Puerto del Rosario).

La paya de los Muertos: la playa de Ajuy es conocida con ese nombre debido a los cadáveres de ahogados que llegaban a ella por las corrientes marinas.

Arco de las peñitas o el elefante de Fuerteventura: dentro de la zona del Parque Rural de Betancuria se encuentra otra de las formaciones rocosas más impresionantes de la isla, a tan sólo 6 km desde Ajuy. Si disponéis de tiempo es una buena idea combinar ambas rutas.

Recomendaciones

Calzado cómodo, es imprescindible usar zapatos adecuados para una caminata por senderos con desniveles.

Caminar por el camino señalizado, no salirse de la zona marcada.

No alterar el paisaje con formaciones de pirámides de piedras, ni llevarse piedras como recuerdos.

Llevar agua y usar protección solar, así como ropa cómoda.

No tirar basura, llevaros con vosotros los residuos que generéis.

 

Si os ha gustado este artículo hacérmelo saber con un comentario. 🙂

 

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *