Marrakech, Mezquita Koutoubia

Imprescindibles de Marrakech

Marrakech: La ciudad de los mil contrastes.

Marrakech
Marrakech, zoco

En este artículos sobre los mayores imprescindibles de Marrakech, dónde comer y algunos consejos, os quiero hablar también un poco de cómo lo viví todo y los diferentes sentimientos que tuve en cada momento.

Al pasear por las calles de esta ciudad me invadían varios sentimientos encontrados: alegría y tristeza, agobio y tranquilidad, rabia y admiración…

Supongo que los diferentes olores que percibía en cada esquina ayudaban mucho a que sintiera todo eso a la vez. Ver una cultura totalmente diferente a la que estamos acostumbrados en primera persona fue impactante, aunque no me chocó hasta el punto de sentir miedo o bloquearme por el contraste como sé que le ha podido pasar a otras personas.

Sin duda fue una ciudad que me atrapó, descubrí una gastronomía deliciosa, una cultura con la no comparto ciertas costumbres pero respeto su religión, la cual a mi parecer tiene muchos pensamientos sabios. Descubrí que los marroquíes son gente agradable y acogedora, aunque pareciera que muchos sólo quisieran “timarte”, pero eso es parte de su costumbre. Y descubrí que los prejuicios nunca nos dejarán disfrutar de lo desconocido.

Marruecos es el país de entrada al continente africano, y Marrakech, aunque no sea su capital, es la más turística del país, con aires modernos, segura, barata y muy fácil de explorar para aquellos que es la primera vez que viajan fuera de Europa.

Nuestro primer contacto con la ciudad fue por la noche, después de dejar las cosas en el Riad salimos a explorar un poco la ciudad, y al llegar a la enorme plaza Jemaa El-Fna nos encontramos con un sitio lleno de vida: música, bailes, hogueras encendidas, comida… No os podéis hacer una idea de la fiesta que tenían allí montada.

Tres días fue tiempo suficiente para ver lo esencial y sentarnos cada tarde a ver el atardecer desde alguna de sus terrazas mientras tomábamos té de menta.

A continuación os detallo los que considero son los sitios imprescindibles de Marrakech, dónde comer y algunos consejos para que disfrutéis de vuestra visita a la ciudad…

Imprescindibles

Plaza Jema El-Fnaa: sin duda es el sitio más imprescindibles de Marrakech al ser la plaza principal de la ciudad y el punto de encuentro de mercaderes, artesanos, vendedores de comida ambulante, puestos de zumos naturales, encantadores de serpientes, mujeres tatuadoras de Henna, etc… Al rededor de la plaza hay infinidad de cafeterías y restaurantes donde os podéis sentar a contemplar todo eso flujo de actividad constante. Está llena de vida tanto por el día como por la noche. 

El Zoco: o el Mercado, es otro de los mayores imprescindibles de Marrakech, y es que si no has visitado el Zoco es que no has estado en Marrakech. Está dentro de la medina y es un laberinto de callejuelas donde se puede encontrar todo tipo de objetos, ropa, especias, comida y dulces típicos, frutas y verduras, animales muertos, artesanías en cerámica, lámparas de todos los tamaños y colores, cuero, y un sin fin de productos. Hay varios zocos repartidos por toda la medina: zoco de las pieles, zoco de las alfombras, zoco de la marroquinería, zoco de las joyas, zocos de los cinturones y babuchas de cuero, zoco del latón y el cobre, zoco de los objetos de madera, etc… Aquí el regateo es una práctica muy común y no dudéis en ponerlo en práctica. Podéis conseguir los productos por la mitad del precio inicial.

Mezquita de Koutoubia: El elemento representativo de la ciudad de Marrakech y la construcción más alta, ya que está prohibido construir edificios más altos que esta. Aunque hay más mezquitas en la ciudad esta es la más importante. Es el templo sagrado para los musulmanes y aquí se reúnen los hombres cada día para practicar el rezo del Corán. Está prohibida la entrada a las mujeres y a los no musulmanes, como en todas las mezquitas de la ciudad. En sus alrededores se encuentran las ruinas de una mezquita anterior a esta.

Mezquita Koutoubia
Mezquita Koutoubia
  • Dato curioso 1: a esta mezquita le llaman la de los libreros porque en sus alrededores se estableció el zoco de este gremio.
  • Dato curioso 2: Los musulmanes realizan 5 rezos al día, algunos de ellos no pueden asistir a las mezquitas así que lo hacen en el sitio donde se encuentran en ese momento, por eso es normal ver algunos establecimientos cerrados mientras ellos rezan.

Parque Lalla Hasna: Este parque público está en los alrededores de la mezquita. Aquí hay una bonita fuente donde poder refrescarse y descansar después de horas de caminata bajo el sol. Este parque es una de las pocas zonas verdes y donde se reúne la juventud de la ciudad.

Mezquita Koutoubia
Mezquita Koutoubia

 

Plaza de las especias: Para mi la plaza más bonita de Marrakech. No es muy grande, pero está llena de puestecitos con artesanías, especias, alfombras, todo con mucho colorido. Aquí podréis encontrar la colorida tienda de especias que se ha vuelto un famoso SPOT para Instagram.

Tienda de especias
Tienda de especias

Palacio de la Bahía: Sin duda es de los mayores imprescindibles para visitar en Marrakech por toda la belleza que guarda dentro. Este palacio fue la antigua residencia del Gran Visir, tiene un precioso jardín interior, y se encuentra en perfecto estado. Cada detalle de sus diferentes salas y habitaciones, los techos en madera tallada, los mosaicos de sus paredes y suelo, las vidrieras de colores que se iluminan con los rayos del sol del medio día, es realmente asombroso. La entrada al palacio cuesta 7€/pp

  • Desde hace un par de años los precios de las entradas a todos los sitios de la ciudad tienen ese valor: 7€.

Palacio Badi: Fue uno de los palacios más ricos en su día, con más de 300 habitaciones decoradas con piedras preciosas. Actualmente este palacio se encuentra en ruinas, y muchas partes son inaccesible por temas de mantenimiento, aunque cuenta con un pequeño museo donde se exponen sus restos. 

Palacio Badii
Palacio Badii

Tumbas Saadíes: este complejo de tumbas es un antiguo cementerio real que fue amurallado y cerrado durante mucho tiempo. Hoy en día es otro de los imprescindibles de la ciudad llegando a formarse colas de varias horas de espera para ver el mausoleo principal que está en su interior y que es una auténtica obra de arte. Dentro del mausoleo hay 3 tumbas con los restos del sultán de la dinastía Saadí y su familia, y las más de 100 tumbas que hay en el jardín pertenecen a los guerreros y sirvientes de la familia real.

Jardínes Majorelle: este bonito jardín botánico fue diseñado por el pintor francés Jacques Majorelle pero, tras dejarlo abandonado, fue restaurado por el diseñador de moda francés Yves-Saint-Laurentquien ha sabido conservar tanto el jardín como la villa tal y como eran en sus inicios, dejando una parte como museo de arte islámico abierto al turismo. Este jardín cuenta con bonitas fuentes y albercas, un memorial a Yves-Saint-Laurent, y una gran variedad de especies vegetales, entre ellos: cactus, buganvillas, palmeras, bambúes, cocoteros, entre otros, así como más de 15 especies de aves.

Estos jardines han cogido mucha fama últimamente por lo que al medio día es normal que tenga más flujo de visitantes y resulte casi imposible poder disfrutar de este sitio, así que recomiendo que vayáis a primera hora de la mañana y así también os evitáis hacer cola para entrar.

  • Dato curioso: dicen que el artista se inspiró en el Palacio de la Bahía para construir este chalet, y fue también quien inventó el color azul intenso de sus paredes, llamándolo así Azul Majorelle”, un color asociado al arte y a la moda. ¿Lo sabíais? 🙂

Jardín Secreto: tal como su nombre indica, pareciera que este jardín fuera secreto para los turistas que visitan la ciudad, ya que es uno de los sitios que visitamos era el menos concurridos estaba. Quizás no sea uno de los mayores imprescindibles de Marrakech, pero llegar a este remanso de paz y poder descansar en uno de sus asientos, cerca de alguna fuente, rodeados de arbustos y pajarillos, fue uno de los momentos más especiales que tuvimos en la ciudad, a parte de que nos renovó las energías para continuar con el recorrido.  Además, a diferencia de los otros sitios, aquí sólo se pagan 5€ para entrar. En la parte de arriba del edificio interior hay una cafetería donde podéis tomaros algo.

Jardín secreto, Marrakech
Jardin secreto, Marrakech

-Jardines de la Menara: estos jardines son los más importantes de Marrakech. Rodeados de olivos y huertos, tienen unas preciosas vistas al Atlas y cuenta con un enorme estanque que hace como sistema de riego para los olivares y el huerto. No dudéis en visitarlo en las horas del atardecer, cuando todo el lugar se tiñe de un naranja intenso.

Jardines Menara
Jardines de la Menara

Curtidores: llegamos a estos curtidores casi por casualidad. No estaba en nuestros planes visitarlos, pero el último día en la ciudad nos dejamos llevar por un “simpático” muchacho que se ofreció a indicarnos el camino a cambio de “nada”. Si os interesa llegar hasta aquí y conocer un poco de uno de los trabajos más ancestrales de los habitantes de este país os recomiendo ir por vuestro propio pie, ya que si os dejáis guiar por alguien os van a intentar cobrar por el servicio y a demás os terminarán llevando a una tienda de productos de cuero: bolsos, carteras, mochilas, calzado, etc… donde casi os van a obligar a comprar algo.

Para mi no es un imprescindibles de Marrakech, pero…

  • Los curtidores no son muy grandes, pero es algo diferente para ver en la ciudad.

Medrasa Ben Youssef: Este fue el sitio que más ganas tenía de conocer y el único que no pude conocer, ya que cuando fuimos estaba cerrado por obras. Se trata de una escuela teológica, la más importante del norte de África, donde unas 900 personas aprendían el Corán. Es uno de los sitios de Marrakech con la arquitectura interior más bonita que podáis ver. Sin duda, este es mi gran pendiente de la ciudad, excusa perfecta para volver.

  • Dato curioso: al Palacio Real no os acerquéis ni de lejos, los guardias armados os mirarán mal y desafiantes, como si fueseis terroristas o algo por el estilo.
  • Desde mi punto de vista, El Palacio Badii y los curtidores no son en sí imprescindibles de Marrakech para visitar, pero tienen un peso importante en la historia de la ciudad.

Dónde comer

Si de imprescindibles se trata, no podéis dejar de probar toda la gastronomía de esta cultura, así que para mi se ha convertido también en un imprescindible más de Marrakech.

En Marrakech os podéis encontrar con infinidad de restaurantes para comer o cenar, algunos de ellos con un estilo muy típico marroquí, otros con aires más europeizados, y otros que fusionan ambos estilos. Hay para todos los gustos y en general la mayoría son bastante económicos.

Ya os he hablado sobre los imprescindibles de Marrakech, ahora os voy a recomendar dónde comer y luego os daré algunos consejos para visitar la ciudad.

La gastronomía marroquí lleva muchas especias y contrastes de sabores, dentro de sus mejores platos, que no tenéis que dejar de probar, podemos encontrar: los tajines en todas sus variantes, el cuscús, la pastilla o pastela, la sopa Harira, Briwats o pastelitos de hojaldre que pueden ir rellenos de pollo, verduras, o queso, o en su versión dulce; y los cuernos de gacela es un dulce típico muy parecido al mazapán.

  • Los mejores sitios para comer en Marrakech:

Chez Brahim: Un restaurante ubicado en una de las callejuelas laterales del gran zoco. Para acceder a él tenéis que entrar por una pequeña puerta que da acceso al restaurante en la parte de arriba, o a una pizzería en la parte de abajo. Su interior decorado con paredes en azul intenso, con las tenues luz de las velas, y dos músicos bereberes tocando sus instrumentos en directo lo hacían todo muy especial. El mejor Tajín lo comí aquí.

Fine Mama: Cuando recuerdo Marrakech es imposible no asociarlo con este sitio, me encantó la comida, la atención, su decoración, la ubicación. Y sin duda este será el primer sitio al que vaya a comer cuando vuelva a visitar la ciudad. Fusionan comida europea y africana. Aquí tenéis que probar la Pastella.

 

Dar Cherifa: Un restaurante-biblioteca de lo más bonito. Nos costó bastante encontrarlo, porque está dentro de un Riad, en medio del Zoco, pero una vez que llegamos allí lo disfrutamos mucho. El precio fue un poco más elevado que en los otros pero aún así la comida está muy buena y el lugar es muy bonito y acogedor.

Zeitoun Café: Es ideal para tomarse un Brunch a media mañana. Es uno de los sitios más de moda de la plaza por las vistas que se tienen desde su terraza.

Brunch Zeito
Zeitoun Café
  • 2 Terrazas con las mejores vistas para ver el atardecer.

Café Glacier: esta terraza fue mi favorita, las vistas que se tienen desde allí arriba hacia la Mezquita y hacia la plaza fueron las mejores. Para acceder a la terraza es obligatoria una consumición. Aconsejo que vayáis pronto porque se llena mucho a la hora del atardecer.

Café de France: desde aquí también podréis disfrutar de unas vistas privilegiadas mientras dejáis volar la imaginación oyendo los cánticos de la Plaza y viendo como se esconde el sol en el horizonte.

  • Probad también la comida callejera y los zumos de la plaza. Siempre teniendo cuidado de lo que coméis, pero no os dejéis llevar por los malos comentarios que hacen las personas sobre la higiene de estos puestos.

Consejos

Ya os he hablado un poco sobre los imprescindibles de Marrakech así como los sitios dónde comer, ahora toca deciros algunos consejos.

Ir con la mente abierta. Veréis cosas muy duras y diferentes a las que estamos acostumbrados: animales encadenados, drogados o explotados. Veréis también muchas suciedad y pobreza en sus calles y un estilo de vida un poco caótico: motos que te adelantan por un lado y por el otro en las estrechas callejuelas, carretas tiradas por burros en medio de la medina, moscas al rededor de la comida o que la recogen del suele si se les cae, personas lavándose los dientes en la puerta de sus negocios… en fin, cosas un poco surrealistas.

Perdeos por sus calles, dejaos llevar por el caos, el tumulto, los olores, el ruido… no hay nada mejor que fluir con todo eso para que no os agobiéis.

Llevar ropa suelta y discreta para las mujeres, esto quizás para algunas pueda sonar un poco “antiguo” ya que vivimos en el siglo XXI y podemos vestirnos como nos de la gana, pero soy de las que piensa que hay que mostrar un poco de respeto hacia la cultura de los demás y más cuando se visita el país de ellos.

Ir al aeropuerto con antelación, este consejo os los doy por experiencia propia. Llegamos al aeropuerto muy justos de tiempo y perdimos nuestro vuelo de vuelta a España. Lo mejor es ir con 3 horas de antelación ya que hay que rellenar un formulario para la salida del país que se recoge en la taquilla de facturación de vuestra aerolínea y se forma mucha cola, en mi caso volé con Ryanair.

Para cambiar de euros a dirhams hay muchas casas de cambio dentro de la medina y lo podéis hacer también en el hotel Tazi.

Alojaos en un Riad, el alojamiento típico de Marruecos, y si puede ser fuera de la medina, mucho mejor, os evitaréis el ruido y el agobio que se puede llegar a sentir allí a todas horas. No os preocupéis por las calles vacías y oscuras que hay fuera de la medina, Marrakech es una ciudad muy segura.

 

Desde aquí podéis descubrir infinidad de actividades, excursiones, visitas guiadas, así como también ofertas que podéis aprovechar si visitáis esta preciosa ciudad.

Sin duda Marrakech es una ciudad que no deja indiferente a nadie, para lo bueno y para lo malo, y yo os deseo que la disfrutéis muchísimo.

Si os ha gustado o resultado interesante esta entrada con los mayores imprescindibles de Marrakech, dónde comer y los consejos que os he dado me lo podéis hacer saber con un comentario.

 

 

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Lo más difícil es abrir la cabeza a nuevas realidades y formas de ser.

    Pero una vez que lo conseguís, no hay vuelta atrás.

    1. admin dice:

      Exacto, una vez que se descubren otros estilos de vida y nos damos cuenta que podemos convivir con ellos, queremos seguir conociendo más! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *