Praga en dos días: qué hacer y algunas curiosidades

Praga, la ciudad de los puentes medievales.

La ciudad de Praga, a orillas del río Moldava, es la capital de la República Checa. Una ciudad perfecta para una escapada cortita, bien sea un fin de semana o un puente, ya que se pueden recorrer los puntos más turísticos casi en su totalidad en muy poco tiempo y quedarte con lo mejor de la ciudad. Por eso te cuento qué puedes hacer en dos días en Praga, además de algunas curiosidades.

Para mi es una ciudad muy especial ya que fue la primera que visité en mi primer viaje en solitario (la ruta continuaría con ciudades como Bratislava y Budapest). Soñaba con conocer esta ciudad que desde hacía años atrás me tenía enamorada a través de fotografías, y en persona me terminó de robar el corazón por completo.

 

Dos días fueron suficientes para conocer lo esencial de esta bonita ciudad y aún así quedarme con ganas de volver a recorrerla una y otra vez.

¿Os animáis a descubrir Praga en 2 días con la ruta que os propongo a continuación?

Día 1

El primer sitio que tenía en mente visitar nada más llegar a la ciudad era el Reloj Astronómico. Así que, como en cada viaje, el primer día me desperté muy temprano, y a las 7 de la mañana ya estaba en el centro histórico, aprovechando los primeros rayos de sol y la poca gente que había en la plaza.

-Centro histórico

O también conocido como “ciudad vieja”, es el centro de la ciudad y el punto con más afluencia turística. Está rodeado por importantes y pintorescos edificios, como son:

  • Palacio Kinsky, en su interior alberga la Galería Nacional.
  • Stone Bell house, o la casa de la campana de piedra
  • Storch house, o la casa de piedra, llama muchísimo la atención los frescos de su fachada.
  • Casa del minuto, otro de los edificios con la fachada más llamativa de la plaza, en esta casa vivió Franz Kafka de joven.
  • La Iglesia de Tyn, otro de los iconos representativos de la ciudad por sus puntiagudas torres de estilo gótico que destacan entre los pintorescos edificios de la plaza. La entrada a la iglesia es gratuita aunque hay que dar una pequeña donación. Como curiosidad, su nombre Tyn en checo significa “encerrado” porque la iglesia se encuentra encerrada entre las casas de alrededor.

El centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1992.

-Reloj astronómico y Ayuntamiento viejo

Este Reloj Astronómico medieval es el principal punto turístico de la plaza de la ciudad vieja. Se compone de 3 partes: el cuadrante astronómico, el calendario lunar, y las figuras animadas, siendo estas últimas el mayor reclamo turístico de todo el conjunto, ya que a las horas puntas (de 9 a 21h) estas figuras se ponen en movimiento.

En la fachada se pueden observar 4 figuras que representan a la avaricia, la vanidad, la muerte y la lujuria, y en el interior de las dos pequeñas ventanas de los laterales se encuentran las figuras de los 12 apóstoles, los cuales también se ponen en movimiento desfilando lentamente. Este es un espectáculo muy muy curioso que no os lo tenéis que perder si visitáis la ciudad.

  • Como curiosidad: cuenta la leyenda que los personaje con altos cargo de la ciudad cegaron al creador del reloj para que no volviera a construir otro igual, ya que este era realmente sorprendente para la época y querían que fuera único en el mundo.

La torre del ayuntamiento viejo está considerada como uno de los mejores miradores para ver la ciudad desde las alturas. La entrada cuesta 10€ y vale realmente la pena. En su interior de pueden visitar varios salones históricos así como los sótanos medievales y el interior del reloj astronómico.

-La torre de la ciudad y el Puente Carlos

Es imposible pensar en Praga y que no se me venga a la cabeza este precioso puente peatonal, uno de los más bonitos que he visto en mis viajes y de los más transitados también. Hay que tener especial cuidado con los característas.

Este puente de estilo gótico es el más antiguo de la ciudad, atraviesa el río Moldava, uniendo la ciudad vieja con la ciudad pequeña. Cuenta a ambos lados con 30 estatuas de estilo barroco que representan a varios santos y patronos de la época. En la actualidad la mayoría de las estatuas son réplicas, las originales se encuentran en el Museo Nacional.

  • Como curiosidad: dicen que si pides un deseo a la estatua de San Juan Nepomuceno, este te será concedido. Si sois religiosos y creéis en los milagros, ya lo sabéis 🙂

-Barrio judío (Josefov) y Sinagogas.

Praga tiene un pasado bastante marcado por la presencia de los judíos en la ciudad. Se cree que se empezaron a establecer en pequeñas comunidades desde el s.X, aislados y sin derechos durante siglos, y no fue hasta el s.XIX que se derribaron las “murallas” del antiguo gueto judío.

En el barrio judío podemos encontrar 6 sinagogas, las cuales actualmente representan cómo vivían los judíos en aquella época y cada una con exposiciones bien diferenciadas. Para entrar a las sinagogas hay que comprar una entrada que vale para todas, excepto para la Sinagoga Vieja-Nueva, con la Prague Card tendréis un descuento en la entrada. Estas son:

  1. Sinagoga Maisel

    en esta sinagoga se alberga la exposición sobre la historia de los judíos de Bohemia y Moravia desde el s.X al s.XVIII, contiene una gran colección de objetos judíos.

  2. Sinagoga Pinkas

    esta es la segunda sinagoga más antigua de la ciudad, y una de las más famosas, ya que en sus alrededores se encuentra el cementerio judío de Praga, uno de los lugares más impactantes e imprescindibles. Se dice que hay hasta 100 mil cuerpos enterrados, debido al poco espacio se encuentran unos encima de otros, por lo que se han llegado a contabilizar unas 12 mil lápidas. En el interior de la sinagoga, sus paredes tienen escritos los nombres de casi 80 mil judíos asesinados por los nazis, es realmente sobrecogedor. Y os encontraréis también con una exposición de dibujos hechos por niños en el campo de concentración de Terezín.

  3. Sinagoga Klausen

    saliendo del cementerio judío entraréis a esta sinagoga, la cual contiene en su interior un colección de textos en hebréo sobre las costumbres y tradiciones judías, y al igual que en la sinagoga anterior, dibujos hechos por niños en el campo de concentración.

  4. Sinagoga Vieja-Nueva

    es la sinagoga más antigua de Praga y de todo el mundo, a día de hoy sigue en funcionamiento. La entrada a esta sinagoga no se incluye en la entrada general para las demás, por lo que debe comprarse por separado.

    Como curiosidad: se dice que en el ático de la sinagoga se encuentra el cuerpo inerte del mítico Golem.

  5. Sinagoga Alta

    esta sinagoga se encuentra en frente de la sinagoga Vieja-Nueva, en su interior encontraréis una tienda de recuerdos, pero en la planta alta hay una exposición de tejidos y objetos de plata de los judíos.

  6. Sinagoga Española

    llamada así por sus decorados moriscos que la hacen parecerse a La Alhambra de Granada. Es la sinagoga más nueva del barrio judío y una de las más bellas por dentro. Contiene una exposición sobre la vida de los judíos en las últimas décadas.

  • Dato: la entrada a las Sinagogas tiene un valor de 12€, o gratis con la Prague Card.

-Torre de la pólvora

Esta torre de estilo gótico era una de las 13 puertas de acceso a la ciudad vieja y es uno de los monumentos emblemáticos de la ciudad, su nombre se debe a que se le dio uso como almacenamiento de pólvora durante el s.XVII. En su interior alberga una exposición sobre la historia de la ciudad de Praga y sus torres.

Si queréis acceder a ella, tened en cuenta sus casi 200 escalones para subir y para bajar, pero vale la pena subir hasta lo más alto de la torre para ver las impresionantes vistas a toda la ciudad. La entrada tiene un valor de 4€, con la Prague Card es gratis.

-Sinagoga de Jerusalén

Esta sinagoga está ubicada fuera de barrio judío. Es la más colorida e impresionante de todas y la más grande y nueva de Praga. En su interior alberga una bonita exposición sobre los judíos desde la II Guerra Mundial hasta la actualidad. Este es un verdadero imprescindible. Valor de la entrada 4€.

-Museo Nacional

Es el museo más importante de la República Checa. Su interior es realmente bonito y contiene exposiciones y colecciones muy variadas y para todos los gustos, es decir, es un museo  bastante completo y su visita puede llevar varias horas recorrerlo entero. Aún así, si sois de los que os gusta visitar museos pero no tenéis mucho tiempo, como fue mi caso, podéis hacer el recorrido por las salas que más os interesen, o incluso presenciar alguna exposición temporal (el día que yo fui había la exposición de Tutankamón), aunque sólo sea por visitar el edificio que es bastante impresionante ya vale la pena acercarse hasta él. La entrada tiene un valor de 10€, gratis con la Prague Card.

-Casa danzante

Este edificio de estilo deconstructivista, destaca entre los demás edificios clásicos de la época. Se ha convertido en un fuerte atractivo turístico de la ciudad, aunque sólo sea para verlo por fuera, a pesar del gran rechazo que tuvo en un principio por los ciudadanos checos que creían que estos estilos arquitectónicos no concordaban entre si.

En realidad este edificio alberga oficinas, tiendas y un restaurante en su azotea desde donde se tienen unas bonitas vistas al río Moldava y sus puentes.

 

  • Actividades: con la Prague Card tenéis una consumición gratis en el “Ice Pub” y un paseo en barco por el río.
  • Restaurante: Este primer día comí en el restaurante Triskarna, que me quedaba de camino al Museo, lo recomiendo porque la comida estuvo muy buena, a buen precio y buena atención.

 

Día 2

El segundo día al igual que el día anterior me desperté muy temprano para poder aprovechar la visita al castillo sin mucha gente. Recordad que el castillo está en el barrio de Malá-Strana, o ciudad pequeña,  al otro lado del río y dependiendo de dónde estéis alojados se os puede hacer un poco largo el camino si pensáis ir andando, así que yo recomiendo que toméis el tranvía para que os ahorréis una buena caminata (con la Pargue Card tenéis el transporte público gratuito)

-Castillo de Praga

Este es uno de los mayores imprescindibles para visitar en la ciudad. Siendo uno de los castillos más grandes del mundo, está compuesto por varios edificios de carácter gubernamental (el castillo es la residencia del presidente de la República Checa), así como catedrales, iglesias, y casitas de colores conectadas pos estrechas callejuelas.

Dentro de este complejo podemos encontrar: La Catedral de San Vito (o la catedral de Praga), El Antiguo Palacio Real, la Basílica de San Jorge, la Torre Daliborka, la Torre de la Pólvora, el callejón de Oro, entre otros…

El recorrido por las instalaciones del Castillo se dividen en tres circuitos: A, B y C, incluyendo diferentes visitas y con diferentes precios cada uno de ellos. El recinto está abierto desde las 6 a.m. y es totalmente gratuito acceder a él, pero los edificios empiezan a operar desde las 9h. El precio para subir a la torre de la catedral es de 6€

  • Con la Prague Card tenéis acceso al circuito B que incluye las entradas: al Antiguo Palacio Real, Basílica de San Jorge, Callejón de Oro, Torre Daliborka y Catedral de San Vito.

-Catedral de San Vito

Esta es la catedral de Praga, ubicada dentro del recinto del Castillo, es una de las catedrales góticas más bonitas que he visto tanto por dentro como por fuera. En esta catedral, que cuenta con más de siete siglos de historia, se han realizado coronaciones y muchas ceremonias importantes, y en su interior se encuentran las tumbas de muchos reyes, emperadores, arzobispos y santos del país checo.

Os aconsejo que la visita a la catedral sea una de las primeras cosas que hagáis en el día, a primera hora de la mañana, ya que a media mañana la cantidad de gente que hay haciendo cola para entrar os puede hacer perder mucho tiempo.

Como ya os dije antes, la entrada a la Catedral está dentro de cualquier circuito que hayáis escogido hacer, o con la Prague Card os sale gratis.

-Monumento del Pis

Esta curiosa escultura hecha en bronce y con la silueta del país checo como la base de la fuente, es obra de uno de los escultores más controvertidos de Praga, y se ha convertido en otro reclamo turístico en la ciudad pequeña. Ubicado en la pequeña plaza del museo Kafka, os recomiendo que acudáis hasta allí para contemplar esta divertida obra de arte.

-Mural de John Lennon

Este es otro de los sitios imprescindibles que no podéis dejar de visitar en esta zona de Malá-Strana. Antiguamente era una pared cualquiera donde se escribían frases en contra de las autoridades comunistas, pero con el tiempo se fueron introduciendo imágenes y frases de John Lennon y de los Beatles. Muchas veces las autoridades procedían a la limpieza del mural pero volvían a aparecer graffitis con mensajes pacifistas. Finalmente la policía se dio por vencida y así fue como este mural quedó no sólo como un memorial a la figura del famoso cantante sino también como un monumento a la libertad de expresión.

En la actualidad este mural está totalmente reformado (cuando yo fui estaba tapado y en proceso de reforma) y lo han hecho mucho más llamativo para así captar aún más la atención de los turistas.

-Monumento a las víctimas del Holocausto

Este monumento, ubicado también en Malá Strana, conmemora a las víctimas de la era comunista. Se encuentra en la parte baja del mirador de Petrín,  justo al lado de la subida con el funicular. Se compone de 7 figuras de bronce que muestran un aspecto decaído y en malas condiciones, representando así a los presos políticos afectados por el comunismo. Es normal encontrarse con flores a los pies del monumento.

-Mirador y Torre de Petrín

Este es el mejor mirador de Praga, la subida hasta el monte de Petrín en funicular, y luego subir hasta lo alto de la torre, desde donde se obtienen una de las mejores panorámicas a toda la ciudad en su totalidad, fue una de las visitas que más me gustó.

La torre de Petrín recuerda muchísimo a la Torre Eiffel, y es que fue construida sólo 2 años después que la famosa torre parisina, pero es mucho más pequeña que esta. Se puede subir por las escaleras o en ascensor, y el precio es de 6€

También podéis encontrar en los alrededores el Laberinto de los Espejos.

Para subir hasta Petrín lo podéis hacer andando o en funicular (como hice yo), el precio de este es de 2€

La tarjeta Prague Card os incluye todo gratis.

 

  • Actividades: Con la Prague Card tenéis un recorrido en autobús turístico gratis, os recomiendo que lo toméis porque os explican detalladamente muchos puntos importantes de la ciudad y os dejan 30-40 min para recorrer libremente la zona del Castillo.
  • Restaurante: este segundo día comí en el restaurante U Magistra Kelly, me lo recomendaron y leí buenas críticas antes de ir y la verdad que es uno de los mejores sitios para comer en la zona de Malá Strana y a muy buen precio.

 

Otros datos de interés

Cambiar dinero en ExChange, esta es la mejor casa de cambio de la ciudad con una comisión del 0%.

Prague Card, ya habéis visto que mucho de los sitios que visité lo hice con esta tarjeta, de forma “gratuita”. Os puede venir bien haceros con esta tarjeta, válida para 2, 3 o 4 días, la cual incluye todo el transporte público, entradas a muchos sitios y muchas actividades (como el paseo en barco o el autobús turístico) y descuentos en otros sitios, espectáculos y restaurantes.

La podéis comprar en Internet y recogerla en uno de los puntos de recogida que os indicarán, o en alguna de las oficinas de turismo de la ciudad.

-El hostel en el que me hospedé fue el Dream Hostel Prague, relación calidad-precio excelente, habitaciones limpias y confortables. Además estuvo nominado a uno de los 5 mejores hosteles de Europa según el International Hospitality Awards.

 

 

Si te ha gustado este artículo de Praga en dos días: qué ver y algunas curiosidades, o si quieres aportar algún otro sitio imprescindible para visitar en la ciudad, házmelo saber con un comentario. 🙂

 

 

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *