Qué ver en Roma en 2 días

Para empezar ¿Es posible conocer una ciudad tan grande y tan llena de historia cómo lo es Roma en sólo 2 días?

Por supuesto que sí. Y todo dependerá de los sitios a los que queráis dedicarle más tiempo.

Si no disponéis de mucho tiempo para recorrer la ciudad, como fue mi caso, yo os aconsejo que os organicéis bien, decidáis qué sitios preferís ver y cuáles queréis descartar.

Todo está en vuestra elección, así que tomad nota…

Yo os voy a detallar los sitios que yo visité y la forma en la que lo hice, uno a uno. Vosotros siempre podéis arreglar las rutas dependiendo de dónde esté ubicado vuestro alojamiento o lo que mejor os convenga.

En mi caso nosotros nos alojamos cerca de Termini, así que cualquier dirección para nosotros era igual.

No me enrollo más y empezamos…

DÍA 1:

Fontana di Trevi

Panteón de Agrippa

Plaza Navona

Plaza de San Pedro y El Vaticano

Castillo de San Ángelo

Plaza del Pópolo

Plaza España

El primer día de recorrido lo empezaremos con la famosa Fontana di Trevi.

Fontana di trevi
Fontana di Trevi

Sabíais que su nombre di Trevi significa: de tres vías? Esto se debe a su ubicación, que es un poco peculiar, ya que se encuentra situada entre tres calles. Para llegar hasta ella iremos caminando por callejuelas que parecen que no nos llevan a ningún sitio espectacular, pero una vez doblas la esquina te encuentras con tal obra maestra que parece el decorado de una película. Tan grande, tan majestuosa e impresionante. Está llena de detalles que guardan una historia detrás.

Su plaza no es especialmente grande por lo que fácilmente se llena de gente, es más, todo el día está llena de gente, a reventar! Por lo que las mejores horas para visitarla son a primera hora de la mañana (6:00) o a última hora de la noche. Aunque seguirá habiendo gente pero en menos cantidad.

Pero no os desaniméis, siempre os podréis hacer un “huequecito” entre la multitud y sacar fotos muy chulas que parecerá que no hay nadie al rededor, ya que la policía corta la parte más cercana de la fuente, para evitar la aglomeración.

Esta fuente marca el punto final del “Aqua Virgo”, uno de los antiguos acueductos que suministraba agua a la ciudad de Roma. Su construcción data del año XIX aC. Pero no fue hasta 1762 que se construyó la actual majestuosa fuente.

No os olvidéis de echar las 3 monedas con la mano derecha por encima del hombro izquierdo: echar la primera moneda asegura la vuelta a Roma, la segunda significa encontrar el amor y la tercera significa contraer matrimonio, pero CUIDADO! que si estás casado significaría el divorcio.

Yo echaría sólo la primera, para volver siempre a la ciudad eterna, no os parece? 🙂

La segunda parada del día: El Panteón de Agrippa, se encuentra un poco apartado de la fontana, pero de camino os iréis encontrando con pequeñas iglesias dignas de admirar, plazas, monumentos, edificios, rincones, columnas, etc…, que creeréis que estáis en un museo al aire libre.

El panteón es uno de los edificios que más me sorprendió de Roma, no me esperaba mucho de él pero la verdad fue que me gustó mucho, sus columnas, su interior, su preciosa cúpula, la bonita plaza que tiene delante con una fuente y un obelisco, y por su puesto su historia.

panteón Agrippa
Panteón de Agrippa

Es uno de los edificios más antiguos de la ciudad y uno de los mejores conservados. Es un lugar sagrado desde hace más de 2000 años (27 a.C.) La entrada está formada por 16 columnas de 4 metros de altura y sus puertas de bronce que miden 7 metros son las originales. Su interior circular es sobrecogedor, tan exquisito como podáis imaginar.

Su inmensa cúpula, desde la que se obtiene luz natural gracias al agujero de 9 metros de diámetro que tiene en el centro (el cual está totalmente abierto) dicen que es mayor que la cúpula de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano.

El acceso al panteón es gratuito, pero no olvidéis que al ser un sitio religioso tenéis que ir las mujeres tapadas los hombros y el escote.

Muy cerca del panteón encontraremos nuestra siguiente parada: La Plaza Navona.

Plaza Navona
Piazza Navona

Esta plaza para mi es un imprescindible de Roma. Todo el ambientazo que la envuelve, rodeada de restaurantes, artistas callejeros tocando instrumentos, sus preciosas 3 fuentes, su iglesia barroca… Todo!

Esta plaza fue mandada a construir hace 2000 años y se utilizaba como estadio.

Consta de 3 fuentes, la más bonita sin lugar a dudas, y la que más llena de gente está, es la del centro: La Fuente de los 4 ríos, coronada por un obelisco egipcio de casi 18 metros de altura.

Pero no es quedéis sólo con esa, dedicadle tiempo a admirar todos los detalles de las otras dos: Fontana de Neptuno y Fontana del Moro. No tan impresionantes como la otra pero muy bonitas también.

Llegados a este punto ya tenéis que tener claro a qué le queréis dedicar más tiempo: al Vaticano o al Castillo de San Ángelo.

Sea cual sea vuestra decisión, o como si sólo queréis verlos por fuera, tenéis que ir a La Plaza de San Pedro (llamada así porque allí se encuentran los restos de San Pedro Apóstol) atravesando el puente de Vittorio Emanuelle II, desde allí tomaréis una larga avenida dónde se ve la plaza de fondo.

Plaza San Pedro
Plaza San Pedro, Roma

*(Nosotros nos decidimos entrar al Vaticano y fueron 3 horas de recorrido guiado, por 45€/pp, programado por operadores turísticos que podéis encontrar en la misma plaza. Sino también podéis reservar con anticipación el tour guiado por el Vaticano con civitatis)

https://www.civitatis.com/es/roma/visita-guiada-vaticano/?aid=10989

La Ciudad del Vaticano, es un Estado Soberano, ¿qué quiere decir esto?, Pues que cuenta con su propia personalidad jurídica. Es el país más pequeño y el más rico del mundo, albergando la Basílica y la plaza de San Pedro, y la Santa Sede. Todo su conjunto arquitectónico e histórico-artístico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984

La siguiente parada como ya supondréis es el Castillo de San Ángelo, que se encuentra muy muy cerquita del Vaticano

  • Curiosidad: existe un pasadizo subterráneo que conecta el Vaticano con el Castelo.

Castelo Sant Angelo
Castillo de San Angelo

Este castillo, que en realidad no es un castillo, se construyó en el año 135 d.C. con la intención de ser un mausoleo para el Emperador Adriano, pero después se utilizaría como fortaleza militar e incluso como residencia Papal.

Desde la terraza superior del castillo se pueden obtener unas bonitas vistas a la ciudad, pero en sí, el interior de este castillo no merece mucho la pena visitarlo. Aún así si queréis entrar podéis pillar las entradas con anticipación para evitar colas, su precio es de 15€/pp.

Si no es así simplemente disfrutad del paseo por sus alrededores y cruzad el Puente de San Ángelo que es de los más bonitos de la ciudad.

  • Tip: Podéis haceros fotos muy chulas con las estatuas angelicales que lo decoran a ambos lados y el castillo de fondo.

Si bordeamos el río Tíber por la avenida Tor di Nona, llegaremos hasta nuestro siguiente punto que será la Plaza del Pópolo. Esta plaza es muy muy grande, aquí concluyen o dan inicio 3 grandes arterias de la ciudad, que son las calles: Via di Ripetta, Vía del Babuino y la del centro Vía del Corso, que es peatonal con tiendas a ambos lados.

Plaza Popolo
Plaza Pópolo

Esta plaza es una de las más cinematográficas de la ciudad. En ella podemos encontrar 3 iglesias y en el centro un Obelisco egipcio de 24 metros de altura construido 1200 años a.C., y rodeado de cuatro fuentes coronadas por leones. No es impresionante!?

Y por último pondremos fin a este primer día de recorrido en la Plaza España.

Esta plaza es una de las más visitadas de la ciudad, tanto por los mismos italianos como por los turistas.

Su nombre se debe a la presencia de la Embajada de España ante la Santa Sede y la Orden de Malta (que no es lo mismo que la Embajada española).

A la izquierda de la plaza se encuentra la famosa escalinata de 138 escalones y a los pies de ésta la Fontana de la Barcaccia.

A mi me parece que es perfecta para concluir el día y descansar sentados mientras vemos como cae el atardecer.

  • En este primer día por la ciudad comimos en:

La Frascheta di Castel Sant’Angelo, el interior de este restaurante es muy chulo porque sus paredes están empapeladas con servilletas dedicadas por sus clientes más satisfechos. Relación calidad-precio muy buena.

Panino con la Porcheta, ubicado en la calle peatonal de la Plaza del Pópolo, donde te preparan unos bocadillos rellenos de carne de cerdo para llevar, por sólo 4€.

DÍA 2:

Coliseo, Palatino, Foro Romano.

Avenida de los Foros

Plaza  Venecia

Trastévere

Mirador Gianícolo

Este segundo día del recorrido por la ciudad de Roma: la ciudad eterna, lo empezaremos desde muy temprano en el Coliseo de Roma, considerado desde 2007 una de las siete maravillas del mundo moderno y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 1980. Y no es para menos! Imaginar que algo que fue construido hace casi 2000 años, que guarda tantísima historia tras sus muros de piedra y que se mantenga en pie a día de hoy se merece con creces ese título.

Coliseo Romano
Coliseo romano

En el Coliseo Romano se celebraban luchas de gladiadores y espectáculos públicos, y en él cabían hasta 65 mil personas.

  • Curiosidad: Actualmente, el Coliseo junto con el Vaticano, son los mayores atractivos turísticos de Roma, visitado por 6 millones de turistas al año.

Pues bien, si queréis entrar al coliseo podéis adquirir las entradas (que yo siempre os recomiendo pillar todo con antelación y os evitáis colas) y hacer el recorrido por dentro de las instalaciones del Coliseo. Esta entrada os incluye también el recorrido por Palatino y el Foro Romano, por sólo 12€/pp.

Este recorrido os llevará casi toda la mañana, pero como ya os he dicho, podéis elegir los imprescindibles para vosotros por si creéis que este os quitará mucho tiempo.

Una vez que hayáis terminado con el recorrido por el Coliseo lo mejor es ir por la Vía dei Fori Imperiali en dirección a la Plaza Venecia.

Por el camino podréis ir contemplando basílicas, templos y los diferentes foros que se encuentran a ambos lados de la Vía: Foro de Augusto, Foro di Cesare, Foro Trajano Foro di Nerva… entre otros

  • Tip: No os olvidéis de dónde estáis! Una ciudad con muchísimos siglos de historia. Disfrutad de ello.

(Os voy a dejar el enlace de un vídeo dónde se puede ver virtualmente cómo era la Roma de miles de años atrás: https://www.youtube.com/watch?v=87PrcMKJFMs )

Al final de esta avenida está La Plaza Venecia, y frente a ella el Monumento a Víctor Manuel II, o también conocido como Vittoriale, que fue el GRAN DESCUBRIMIENTO para mí, ya que antes de ir a Roma no me lo había apuntado en mi lista de imprescindibles, es más, ni siquiera lo conocía porque no me había tomado la molestia de indagar tanto. Por eso yo os lo propongo como un MUST de la ciudad.

Vittoriale
Monumento a Vittorio Emanuelle II y Alter de la Patria

Llegar hasta aquí y ver semejante monumento de mármol, decenas de columnas con escaleras interminables, con fuentes, antorchas encendidas, estatuas de caballos y leones alados, y lleno de gente hasta reventar, me trastocó los sentidos. No me lo esperaba que fuera tan majestuoso, y desde entonces encabeza mi lista de imprescindibles de Roma y uno de mis lugares favoritos de la ciudad.

Mide 70 metros de altura y 135 metros de ancho. Cuenta con una terraza panorámica desde lo más alto del edificio al cuál sólo se puede acceder en ascensor y en su interior se encuentran el instituto para la Historia del Risorgimiento italiano y el Museo Central del Risorgimiento.

La entrada es gratuita, sólo se paga el ascensor panorámico 7€/pp en caso de que lo queráis coger.

  • Tip: La puerta de entrada no es la misma para la salida, ya que cuando lleguéis a lo más alto tenéis que entrar al museo para poder salir.

La Basílica de María en Aracoeli está junto al Vittoriale, si queréis entrar la entrada es gratuita, y vale la pena subir los 120 escalones para ver el interior de la preciosa Basílica.

Después de haber conocido esta preciosidad de sitios os podéis acercar a uno de los barrios con más encanto de toda la ciudad: TRASTÉVERE.

Si cruzáis el río por el puente Sisto, otro puente peatonal de lo más bonito, vais a llegar a una pequeña plaza (Piazza Trilussa) que me hizo imaginarme que estaba en algún rincón de la capital parisina por el aire bohemio que se respira en ella: artistas callejeros, terrazas llenas de gente, los edificios y casas antiguas…

No dudéis en perderos por las calles de Trastévere. Os encantará! 🙂

Aquí yo recomiendo visitar la Basílica de Santa María en Trastéver, sus columnas interiores proceden de las Termas de Carcalla, su interior está lleno de preciosos mosaicos y las esculturas de San Antonio y de la Virgen María en tamaño real. La entrada es gratuita.

Y la Fontana del Acqua Paola, no llega a ser tan impresionante como la Fonta di Trevi, pero bien vale la pena una visita rápida. Construida en el 1612 marca el final del acueducto Acqua Paola.

Fontana Acqua Paola
Fontana Aqcua Paola

Y como punto final al día y al recorrido por la preciosa ciudad de Roma, os recomiendo subir hasta el mirador de Gianícolo, conocido también como la octava colina de Roma, desde donde tendréis las mejores vistas a toda la ciudad con el atardecer. Podréis distinguir a lo lejos la cúpula de la basílica de San Pedro, el Panteón, el Vittorino, entre otros edificios representativos.

Mirador Gianícolo
Vistas desde el mirador Gianícolo

  • En este segundo día comimos en el Ristorante da Augustea en Trastévere. Las pizzas están realmente buenas!

 

  • Como curiosidad: Antes de ir a Roma escuchamos mucho que era una ciudad muy cara y poco segura, según nuestra experiencia no nos pareció eso para nada. Nos encontramos con una ciudad muy segura y con precios bastante asequibles.

 

¿Os animáis a seguir esta ruta?

Está claro que Roma es una ciudad muy grande y que tiene muchas más cosas por ver, o incluso disfrutarlas con calma, pero seguro que vosotros, como me pasó a mi, no disponéis de más tiempo para conocerla, e incluso dudáis si merece realmente la pena ir sólo por 2 días.

Os digo que sí.

Que no vais a parar de correr de un lado a otro para ver lo máximo posible, que vais a terminar reventados de tanto caminar y que incluso os dejaréis cosas por ver, pero… No hay mejor excusa que esa para volver, no?

Y además, si yo pude, vosotros también. 🙂